Las prisas en la música como en el día a día nunca serán buenas

Publicado por Jairo

Reconozco ser un impaciente en toda regla, pero afirmar esto no me hace cambiarlo. Las prisas nunca fueron buenas y aunque todos en estos momentos estaréis diciendo “que es lo que dice el loco este, ha descubierto América” y cosas por el estilo, la realidad es que reconocerlo en buena parte solo me ayuda a reflejar una falsa modestia ante los demás.

Encuentra al profesor de música ideal

No basta con reconocerlo aunque sea un buen comienzo, hay que actuar y cambiarlo pero ahí está la dificultad. Bien diréis también ¿qué relación tiene esta reflexión con el mundo de la música? pero sí que tiene vital importancia y está sumamente relacionada.

La impaciencia destruye todo, impregna de mal olor lo que te encaminas a realizar porque todo tiene su momento y aunque crea que mi alma llora cada vez que ve o escucha a un artista compartiendo ese don que la vida le dio. En realidad no es más que mi ego demandando más y más.

Como antes he dicho todo tiene su momento y puede ser que hoy no sea el mío, quizás nunca lo sea, quizás, pero lo que si es cierto es que la prisa y el no aceptar el sitio donde me encuentre solo me llevará a reflejar tensiones en todo lo que hago.

Por eso os invito a observaros a distinguir vuestro ego de vuestros verdaderos propósitos y deseos ya que vuestras canciones y en general vuestras acciones realizadas con falta de paciencia, solo crearán el efecto contrario. Cuando te situas frente a la impaciencia nada regresa a tu corazón. Medítalo. 

¿Te ha gustado? Compártelo

Jairo

Síguenos en
© 2007 - 2021 Tusclases.pe Mapa web: Profesores particulares